Inicio > Economía > Los analistas no atinan

Los analistas no atinan

 

Carlos Rodríguez Braun (1948) es un economista español dedicado a divulgar el pensamiento liberal. Ha publicado más de tres mil artículos y actualmente colabora con la revista Libertad Digital (www.libertaddigital.es) con una columna que él llama “Tontería económica de la semana”. Un título muy provocador que podríamos replicar aquí con este otro: La bobada económica de todas las semanas.

 

El punto es el siguiente: El 19 de febrero de 2007, el periódico EL TIEMPO publicó un artículo  (http://www.eltiempo.com/economia/2007-02-19/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3443776.html) en el cual, con mucha alarma, nos advertía de dos grandes males que aquejan la economía colombiana. Por un lado nos advierte de los peligros de la revaluación del peso colombiano frente al dólar americano, situación que “afecta” a los exportadores. Ésto se está presentando desde hace ya algunos años y no hay día en que no aparezca en los periódicos nacionales una queja y una alarma de los gremios exportadores alegando que “con un dólar tan barato ya no es rentable exportar”. El dólar está muy barato (y muchos de nosotros, los consumidores de a pié, estamos contentos por ello) debido a la gran cantidad de dólares circulando por las casas de cambio de divisas. Ante el reclamo del sector exportador, el Banco de la República (el emisor) recientemente ha comprado en el mercado de divisas la nada despreciable suma de mil millones de dólares buscando con ello un alza en el valor de los mismos. Una compra que ha llevado a la economía colombiana a los límites de una inflación importante.

 

De otra parte, el déficit comercial, dice el artículo, en el 2006 fue de 1.771 millones de dólares (la diferencia entre importar y exportar fue de 1.771 millones de dólares a favor de la primera) Según el DANE, oficina dedicada a las estadísticas, el déficit de 1.771 millones de dólares se contrasta negativamente con el superávit de 1.391 millones de dólares del año 2005. Incluso, afirma el DANE, el superávit en el año 2000 ascendió a 2.160 millones de dólares. Las importaciones durante el año 2006 ascendieron a 26.162 millones de dólares mientras que las exportaciones fueron estimadas en 24.391 millones de dólares, afirma el DANE.  Este concepto de balanza comercial deficitaria es un concepto falaz que tiene su origen en el reinado de Luis XIV, el rey sol, e impulsado por su ministro de finanzas J.B.Colbert. Ya en el artículo La Balanza Comercial de este mismo blog me he ocupado del tema. El punto importante acá radica en  que aquella “fuga” de dólares, producto del exceso de importaciones, habrá de ser el aliado perfecto en la lucha que el Banco de la República y el Gobierno Central mantienen contra la revaluación del peso colombiano. Obvio. Podemos afirmar, entonces, que para luchar contra la revaluación del peso colombiano se han sacado de circulación nacional la suma de 2.771 millones de dólares. No obstante el precio del dólar sigue a la baja.

 

Lo que resulta contradictorio con lo anterior, y hasta cómico, es lo que afirman los analistas del Departamento de Investigaciones Económicas y Estratégicas de Bancolombia cuando nos advierten del peligro de caer en un déficit de cuenta corriente como producto de la salida de dólares por importaciones. Así dicen: “El riesgo de que aumente el déficit en cuenta corriente radica en que por un choque externo se interrumpa el flujo de dólares que llegan del exterior. De esta manera, no hay divisas para mantener el ritmo que traían las importaciones, lo que podría significar una caída en el consumo de las personas, que en la mayoría de los casos es recesiva para la economía“.  Dicho en otra forma: el peligro de gastar dinero consiste en que nos quedamos sin dinero. Ello me hace acordar de una ocasión en la que el pagador de la universidad se negaba a girar los cheques correspondientes a nuestros salarios afirmando que no lo hacía porque la gente se gastaba el dinero.

 

Y es claro, los exportadores necesitan abundancia de dólares pues los necesitan para las importaciones de insumos, pero al mismo tiempo son “víctimas” de la abundancia de dólares que ocasiona una depreciación de los mismos. ¿Qué les queda? La protección del gobierno que se traduce en subsidios, estímulos y tratamientos especiales. Mismos que terminamos pagando todos los colombianos. Y dizque este gobierno es neoliberal.

 

 

Categorías:Economía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: