Inicio > Política > La solidaridad del poeta

La solidaridad del poeta

En las elecciones de la semana pasada, para elegir presidente de Francia, Carlos Fuentes, el eximio novelista mexicano, nacido en Panamá, ha tomado partido y simpatías por la candidata Ségolène Royal. Lo hace por varias razones. Porque, como el mismo lo dice, ama a Francia por motivos políticos y profesionales. El mismo día en que publicó un artículo en [1] y en favor de la dama francesa, su contrincante Nicolas Sarkozy  ganaba las elecciones para dolor y pena de don Carlos.

Las tonterías y contradicciones con las que el ilustre mexicano se aproxima a lo que él entiende por derecha e izquierda son más propias de sus ardores de juventud progresista que de analista político. Catalogar a Sarkosy de derechas es un chiste; en Francia, el último liberal, de derecha para Fuentes, ya no está entre nosotros: El gran Jean Francois Revel.

Sarkosy, quien mantendrá los impuestos en el cincuenta por ciento, sólo les advierte a una inmensa horda de vagos y parásitos franceses, renuentes al cambio, que no es posible mantener el estado de bienestar si Francia no aumenta su laboriosidad y productividad.

Don Carlos confunde derechos con objetivos. Una cosa es que las personas tengamos el derecho a conseguir con esfuerzo y trabajo una vivienda, un oficio, una salud y otra muy distinta a que eso mismo nos lo den por las vías impositivas del estado protector. Es obvio que el objetivo de cualquier país decente consiste en que sus ciudadanos alcancen aquellos elementos mínimos de supervivencia. Pero aquellos no pueden erigirse en derechos constitucionales. Que esos “derechos” estén plasmados en una carta constitucional no es garantía de su realidad, a menos que se le violen los derechos a quienes los han de proveer. Y de eso no nos habla don Carlos.

Y como todo lo pasado puede ser citado en causa propia, el izquierdismo de don Carlos intenta reconciliarse con el mercantilismo de Jean Baptiste Colbert, sin advertir que la odiosa y elitista práctica colbertiana se contradice con sus ideas de izquierda. Supongo yo. Colbert, el espléndido ministro de finanzas de Luis XIV, el rey sol, fue quien se inventó el monopolio moderno y quien aseguraba que un país se enriquecía haciéndole la guerra comercial, y no comercial también, a sus vecinos.

La lúdica visión del novelista está vacunada contra la cruda realidad. Don Carlos reconoce, y tontería sería negarlo, que Francia tiene más del diez por ciento de desempleo y más de dos millones de pobres. Pero ello no le dice nada a don Carlos, para él lo importante es que ese fracasado modelo se perpetúe con la condición de mantener el mote de socialista. Autismo político de tomo y lomo.

La sacralización del Estado la encontramos en las opiniones de quienes no esconden sus instintos tiránicos, contraponiéndolas a las bondades del mercado. ¿No es acaso el libre mercado la  auténtica manifestación de la libertad de opinión? Pero eso tampoco lo advierte don Carlos. También tiene don Carlos un sentido bizarro de la solidaridad: es aquella que se practica con sangre, con la marca de hierro del estado totalitario y con el dinero ajeno.

Carlos Fuentes, novelista, ensayista, cuentista, comediante y hasta poeta, se siente autorizado para mezclar, diagnosticar, recomendar y confundir todo lo que ha leído en su ya larga vida.

[1] Carlos Fuentes. Sarko y Sego: fundamentales diferencias http://www.eltiempo.com/tiempoimpreso/edicionimpresa/opinion/2007-05-06/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3545075.html

Categorías:Política
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: