Inicio > Economía > El socialismo agazapado

El socialismo agazapado

Por: Mario Zuluaga

Hernán Echavarría Olózaga (1911-2006) fue uno de los más influyentes dirigentes empresariales que tuvo Colombia en el siglo XX. Ingeniero y economista, fue fundador de varias universidades, ministro de estado, embajador y exitoso industrial. El estudio de la economía fue siempre su gran pasión; publicó varios libros y artículos de revistas sobre temas económicos y fue un promotor de los estudios de economía entre las juventudes desde la década de los años treinta del siglo pasado.

En la década de los años cincuenta, publicó un libro titulado El sentido Común en la Economía, [1], del cual, aún hoy, se siguen imprimiendo ediciones. Es un libro escrito en un lenguaje llano, alejado de ese lenguaje críptico con el que muchos economistas expresan sus ideas, salpicado de simpáticos ejemplos y en el cual toca todos los temas de la macroeconomía bajo la óptica y preocupación del empresario: La producción, la renta nacional, los mercados, el dinero, el comercio exterior, los impuestos, la intervención estatal …ctc, son los temas que encontramos en el libro, tratados con el talante de quien los vivió y lidió durante su larga vida.  Cómo él mismo lo dice, no se trata de un manual de ciencia económica. “Es solamente una explicación de los problemas más corrientes que el hombre de la calle encuentra en este campo”.

Una característica del tono que advertimos en su lectura consiste en que, a diferencia de la postura fría y distante que los académicos profesionales le imprimen a sus análisis, don Hernán toma partido, y desde el principio, en favor de la iniciativa privada y el afán de lucro como motores del desarrollo económico.

Aunque nunca se refiere a los trabajos de L.V. Mises y F.A.V. Hayek, como ellos, le otorga una inmensa importancia al papel que juega el empresario en el crecimiento económico. Sin mencionarlo, utiliza como elemento central de sus análisis, el equilibrio hayekiano entre producción y consumo que encontramos en los análisis sobre la macroeconomía del capital de la escuela austriaca.

Por la década de los años cuarenta don Hernán fue un difusor y defensor del keynesianismo. Posteriormente se apartó de aquellas ideas y se convirtió en acérrimo enemigo de la expansión monetaria como medio para lograr el pleno empleo, mostrando cómo, en el largo, y no tan largo, plazo el fenómeno se revierte y el desempleo y la destrucción de las industrias aparecen como una enfermedad difícil de curar. Lo que se inicia como una feliz fiesta, termina como una aterradora resaca. Con ejemplos latinoamericanos ilustra las amargas realidades que aún hoy muchos dirigentes políticos se niegan reconocer. Es en estos pasajes donde vemos cómo don Hernán se pone del lado de la escuela austríaca de economía sin siquiera mencionarla.

Por ser un convencido de las libertades individuales, de la libre empresa, de la propiedad privada, de los peligros de la intervención estatal, de la moneda sana, puede ser don Hernán considerado por los socialistas como un redomado neoliberal. El epíteto nada  significa, salvo la carga ofensiva que conlleva; la preocupación que encontramos en el libro es la del progreso general de la población la que don Hernán defiende con sus ideas de empresario, avaladas por su experiencia y el sentido común.

No todo es liberalismo en la obra de don Hernán. En el capítulo séptimo de su libro, donde se enfrenta al problema de la tenencia de la tierra, don Hernán descompone su talante de liberal y pierde la línea de argumentación libertaria. Así dice en uno de los acápites del libro:

“En los países de América Latina es posible llevar a cabo una reforma agraria significativa aumentando los impuestos al valor de la tierra, no a su producción. Haciendo que el almacenaje (posesión de la tierra) cueste y obligando así al propietario a trabajarla o a venderla; impidiendo que la tierra siga siendo un activo de acumulación de riqueza y se convierta en activo de producción.”

Es una pena que después de leer muchas páginas de liberalismo clásico, nos encontremos en un recodo del libro con semejante ataque a la propiedad. Pierde la compostura y clama por la acción violenta del Estado expropiador que imponga una reforma agraria que obligue al propietario a producir o vender. Poseer un pedazo de tierra para conservar una riqueza constituye una estrategia legítima de protección patrimonial. Iniciar con la tierra una cadena de producción no siempre es beneficioso; muchas veces puede ser una empresa ruinosa, pues puede romperse el equilibrio entre producción y consumo, el que tanto defiende don Hernán.

El derecho a la propiedad privada es para los liberales, o mejor los libertarios, incuestionable; ceder en este punto es abrirle las puertas a los totalitarismos y los abusos estatales. La economía es una ciencia que tiene sentido y bella complejidad sólo bajo el principio de la propiedad privada, sin ésta la mano del déspota sería su perfecta sucedánea.

Deploro que aquel prohombre colombiano no hubiera sido capaz de exorcizar de su mente ese socialismo agazapado que llevamos dentro.

Referencia

[1] Hernán Echavarría Olózoga, El Sentido Común En La Economía, SESA, octava edición, Bogotá, 2003.

Categorías:Economía
  1. carlos
    diciembre 14, 2007 a las 5:15 am

    Por un lado, sin sociedad no existe el individuo y sin el individuo no existe la sociedad.
    Por otro lado, despues de leer el articulo donde se critica a la teoria de plusvalor,por tener supuestamente definiociones confusas/ambiguas, y con una muy buena respuesta de un lector sobre la poca comprencion que el autor de estos articulos tiene sobre lo que critica, puedo agregar tambien que hay una gran contradiccion con respecto a lo que cita en este articulo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: