Inicio > Economía > Un antiliberal aclamado, Lleras Restrepo y el atropello a las libertades individuales

Un antiliberal aclamado, Lleras Restrepo y el atropello a las libertades individuales

Por Mario Zuluaga Uribe

El pasado mes de abril hubo una gran cantidad de programas de televisión en los que se conmemoró los cien años del nacimiento de Carlos Lleras Restrepo. Con los más desproporcionados ditirambos a su carrera de político y economista, sus amigos y familiares recordaron las obras de aquel ex presidente que gobernó a Colombia entre 1966 y 1970.

Es casi imposible encontrar alguna publicación, en libros, revistas o periódicos, en la que se critique, desde un punto de vista liberal (en el sentido clásico del término), las perversas decisiones económicas propulsadas por aquel ex presidente. Su más famoso decreto de 1967 numerado con el 444 es considerado por algunos como un éxito económico que “puso al país en la senda del progreso y desarrollo”. Quien esté interesado en leer aquel decreto lo puede consultar en [1].

En doscientos sesenta y nueve artículos, contenidos en catorce capítulos, LlerasRestrepo y tres de sus ministros sellaron la historia económica de Colombia por más de veinte años y por medio de los cuales encerraron al país, cercenaron las libertades económicas del ciudadano común y le entregaron asus amigos, en monopolios y oligopolios, la cotidianeidad de la nación.Cualquier persona amante de la libertad y consciente del inmenso valor social y económico que conlleva el respeto a la individualidad siente espeluznos al leer aquel minucioso, perverso y desproporcionado documento.

Aquel decreto de ley se ocupó con detalles de toda la vida económica de Colombia: certificados de cambio, mercados de capitales, posesión de divisas, comercio del oro, reservas internacionales, exportación y reexportación de bienes, exportación de café, importación de bienes, ingresos y egresos por servicios, inversión de capitales extranjeros, préstamos de moneda extranjera a particulares, deuda pública externa, inversión de capitales colombianos en el exterior, donaciones en moneda extranjera, régimen cambiario y de comercio exterior de petróleo y minería, estímulos tributarios a las exportaciones, promoción de exportaciones, acuerdos comerciales, creación y reglamentación de organismos de cambio y comercio exterior, oficinas de cambio, prefectura de control de cambios y disposiciones relativas a impuestos.

Aunque muchas de las reglamentaciones sobre divisas, impuestos y comercio exterior han cambiado en los últimos tiempos, el espíritu intervencionista y regulador de aquel decreto 444 sobrevive.

Armando Montenegro, prestigioso economista colombiano, ex director de Planeación Nacional, tímidamente justifica los atropellos que Lleras Restrepo le ocasionó a la libertad de los colombianos simplemente diciendo que eran otros tiempos. La libertad no es un valor de los últimos tiempos, es un valor eterno, es el motor del crecimiento y desarrollo del los pueblos. Así dice Montenegro en [2]

…el aparato productivo había crecido en forma significativa. Su estructura y su composición habían adquirido gran complejidad. Ya no era posible dirigir la economía como cuando las exportaciones o las reservas internacionales ascendían a unos pocos cientos de millones de dólares y el responsable de la mayoría de las operaciones era un puñado de personas conocidas entre sí.

De otro lado, la democratización de la vida política, que le abrió la entrada a nuevos movimientos y partidos, y la creciente liberalización de la economía exigían que la política económica se manejara de manera general, con medidas impersonales, con nuevos y más eficaces instrumentos de intervención estatal, por medio de instituciones modernas, semejantes a las de los países más avanzados. Había llegado la hora del cambio.

No creo que haya sido por azar la coincidencia de la coerción económica y aislamiento que le impuso el ex presidente Lleras a los colombianos con el florecimiento de grupos armados como M 19, FARC y ELN. Las protestas ciudadanas, estudiantiles y sindicales en contra de las disposiciones del gobierno de Lleras fueron fragorosas; los aplausos del protegido y subsidiado gran capital también fueron estruendosos y muchos de los amigos que aún sobreviven al ex presidentelo ensalzan por estos días con motivo de los cien años de su nacimiento.

Yo le he preguntado a muchas personas, amigos y familiares, admiradores de la obra de gobierno del ex presidente Lleras, si conocen el contenido y significado del decreto-ley 444 y me confiesan que no lo conocen. La fama y admiración de aquel personaje fluye y se expande por las páginas de los periódicos de sus áulicos, no porque la gente entienda de cómo aquella nefasta administración retrasó el desarrollo de Colombia por décadas. Afirmo sin ninguna duda que lo que caracteriza y caracterizó a las élites económicas y gubernamentales de Colombia es el odio a la libertad.

Veamos algunos ejemplos que sustentan mis afirmaciones sobre quien más ha manoseado, estrangulado y pisoteado las visiones de libertad de aquellos liberales y libertarios colombianos que creemos en las bondades políticas y económicas del respeto a los derechos individuales de libertad. Comparado con el ex presidente Lleras, John Mynard Keynes luce como el más desatado anarquista. Sólo analizaré unos cuantos artículos consignados en algunos de los capítulos.

Primero debemos advertir que la minuciosidad de las reglamentacionesque aparecen en muchos de los artículos le imprime al texto un carácter temporal y local. No es entendible que ante tal temporalidad este decreto-ley haya servido, por tanta cantidad de años, de hoja de ruta de un país tan complejo como ColombiaAdemás, la discrecionalidad por parte de las juntas reguladoras, en aquel entonces creadas, se presta, como se prestó, a crear bolsas de corrupción de las que aun no hemos sido capaces de zafarnos.

En 1988 Friedrich Hayek escribió su último libro titulado The Fatal Conceit: The Errors of Socialism (La Fatal Arrogancia: Los Errores del Socialismo) En el cual demuestra los errores en los que se incurre bajo una economía centralmente planificada. Ya en 1920 Ludwig Von Mises, mentor de Hayek, expuso sobre la imposibilidad del cálculo económico en economías centralizadas. Los errores que aquellos dos pensadores austriacos señalaron son los mismos que encontramos en el decreto-ley del ex presidente Lleras.

Encontramos tres pecados graves contra la libertad individual del colombiano en este decreto: Uno, el presidente y sus ministros son los únicos que saben qué es lo que le conviene a la gente, no la gente misma. Dos, el gobierno es el amo de la riqueza nacional. Y tres, el gobierno concede monopolios u oligopolios a quienes él consideraque tienen los méritos para recibirlos. Y todo aquel horror por el poder que le confiere los fusiles.

1.Violación al derecho que tiene todo ser humano de decidir con autonomía sobre aquello que le conviene.

Observamos en la lectura del texto del decreto 444  que un grupo reducido de ministros y colaboradores del gobierno se arroga el derecho a decidir qué es y qué no es útil para todo el pueblo colombiano; qué es y qué no es superfluo; cuáles son y cuáles no son los servicios que necesitan los colombianos y cuáles son aquellos temas que los colombianos deben estudiar en el exterior. Fatal arrogancia.

Para probar lo que he afirmado voy a transcribir algunos artículos del decreto. Así dice el artículo 4°: (marco en negrilla los apartes más notorios)

Artículo 4°Solamente podrán adquirirse divisas para los fines económica o socialmente útiles, definidos como tales en este estatuto, y previa la expedición de la respectiva licencia de cambio.

En el siguiente artículo vemos cómo el gobierno decide qué es lo útil y qué es lo conveniente para el país. Además, discrecionalmente, concede divisas para el servicio de préstamos a particulares, según lo decida la Junta Monetaria. Así dice el artículo 6°:

Artículo 6º. Dentro de las condiciones y límites establecidos en el presente estatuto, podrán adquirirse divisas para pagos al Exterior por los siguientes conceptos:

a) Mercancías cuya importación haya sido debidamente autorizada;

b) Fletes de importación que deban cubrirse en moneda extranjera;

c) Petróleo crudo que se adquiera para su refinación en Colombia, cuando medie la autorización prevista en el artículo 154;

d) Servicios de evidente conveniencia para el país;

e) Servicio Diplomático, pagos a organismos internacionales, deuda pública y otros compromisos contractuales del Estado y de las demás entidades de derecho público;

f) Gastos en moneda extranjera que demande el comercio de exportación;

g) Gastos de estudiantes en el Exterior;

h) Servicio de la deuda externa del Banco de la República y de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia;

i) Servicio de los préstamos externos a favor de particulares;

j) Remesas de utilidades y reembolso de capitales extranjeros invertidos en Colombia, y

k) Los demás que determine la Junta Monetaria para fines económica o socialmente útiles.

Sobre licencias de importaciones el gobierno se arroga el derecho de calificar lo qué es y no es superfluo. Así dice el artículo 7°:

Artículo 7° A través del requisito de licencia previa, el Gobierno regulará las importaciones en la medida en que lo juzgue necesario, para lograr los siguientes objetivos: …b) Restringir los consumos superfluos.

Sobre lo qué es o no es razonable, también el gobierno se erige como el único conocedor de dicha virtud. Así dice el artículo 95°.

Artículo 95°. Podrán adquirirse divisas del mercado de capitales para pagos de servicios que haya necesidad de cubrir en moneda extranjera. La Junta Monetaria reglamentará la cuantía de dichos giros y las condiciones que deben reunir para ser autorizados. Las cantidades serán razonables, y en todo caso deberá evitarse que a través de transferencias por este concepto se violen las disposiciones sobre control del movimiento de capitales.

Sobre registros de contratos en moneda extranjera el gobierno se siente iluminado para decidir qué es aquello social, económica, técnica o culturalmente útil. Así dice el artículo 101°:

Artículo 101°. Deberá solicitarse a la Oficina de Cambios el registro de contratos en moneda extranjera para el pago de servicios técnicos, científicos, artísticos o de cualquier naturaleza. La Oficina hará el registro si se reúnen los siguientes requisitos:… b) Que dichos servicios sean social, económica, técnica o culturalmente útiles para el país.

Pero si aún creemos que no es posible más arrogancia y despotismo gubernamental, veamos el artículo 103° en el que el gobierno dice qué es lo que los colombianos deben estudiar y en qué cuantía podrán recibir giros para su sostenimiento en el exterior.

Artículo 103°. Se harán por el mercado de capitales los giros para el sostenimiento de estudiantes en el Exterior y de personal profesional o técnico que adelante cursos de capacitación en países extranjeros. Los giros a estudiantes universitarios patrocinados por el Instituto Colombiano de Especialización Técnica en el Exterior (ICETEX) se harán por el mercado de certificados de cambio. El Gobierno reglamentará la cuantía y condiciones de los giros y de los estudios de especialización que con ellos pueden atenderse y apropiará las partidas necesarias para dotar al Instituto Colombiano de Especialización Técnica en el Exterior (ICETEX) de recursos financieros para continuar adelantando normalmente sus labores.

2. El gobierno concede monopolios

La columna vertebral del decreto 444 se caracteriza por el otorgamiento de monopolios, es la parte más notoria del texto. El gobierno se alza como dueño de las riquezas naturales, y no naturales también, y las distribuye en monopolios, dejando siempre un espacio de discrecionalidad a las instituciones creadas para tales fines. Empecemos con el

Artículo 18°. Constituyen “Certificados de Cambio” los títulos representativos demonedas extranjeras que el Banco de la República deberá expedir en las circunstancias y con las condiciones del artículo siguiente. Tales títulos serán libremente negociables por sus beneficiarios o tenedores; pero la Junta Monetaria podrá, por razones de conveniencia general, permitir su endoso sólo a los establecimientos de crédito que hayan sido debidamente autorizados por el Superintendente Bancario para adquirirlos, poseerlos y negociarlos.

Ahora, una vez que los organismos de crédito han sido autorizados por la Junta Monetaria para hacer préstamos en divisas extranjeras a particulares, el artículo 14° configura el mecanismo de los monopolios. Veamos:

Artículo 14°. Además de las operaciones en moneda extranjera autorizadas por otras disposiciones de este Decreto, los establecimientos de crédito podrán celebrar las siguientes, siempre con sujeción a las normas en él previstas:

a) Recibir depósitos en moneda extranjera;

b) Obtener financiación externa y utilizar el producto de ésta para los fines propios de su actividad;

c) Otorgar préstamos en moneda extranjera para la prefinanciación de exportaciones colombianas;

d) Abrir cartas de crédito sobre el Exterior y conceder créditos para el pago de mercancíasimportadas y para cubrir en forma directa por cuenta del cliente a las empresas marítimas y aéreas los fletes causados por la importación de ellas;

e) Otorgar garantías o avales de obligaciones en moneda extranjera para operaciones de cambio internacional celebradas de conformidad con las normas de este estatuto, y

f) Hacer inversiones y préstamos en el Exterior.

3. El gobierno, el único dueño y repartidor de la riqueza.

El superintendente bancario es quien decide sobre las utilidades de los certificados de cambio. Es decir, no se llega a la riqueza y el crecimiento económico producto de la actividad comercial de los ciudadanos, aquello lo decide un burócrata nombrado por el presidente. Veamos el siguiente esperpento:

Artículo 26°. El Superintendente Bancario determinará la cuantía máxima de las utilidades que pueden obtener los establecimientos de crédito en sus operaciones de compra y venta de “certificados de cambio”, y reglamentará la forma de calcularlas y los términos para su liquidación. Si al efectuar la liquidación se hallare que la utilidad ha sido mayor a la que establezca el Superintendente, la diferencia ingresará al Tesoro Nacional con destino al Fondo de Promoción de Exportaciones.

Los artículos 30°, 31° y 32° muestran con claridad por qué este decreto-ley ordena el encierro discriminado de los colombianos. Sólo el gran capital y los amigos personales del gobierno están habilitados para interactuar con el mundo exterior. He resaltado en negrilla las partes más aberrantes de los artículos. Veamos que dicen los artículos:

Artículo 30°. Salvo las excepciones que este decreto autoriza, solamente el Banco de la República podrá recibir depósitos en moneda extranjera.

Artículo 31°. Las divisas correspondientes a depósitos en moneda extranjera, constituidos en establecimientos de crédito del país o en el Exterior, con anterioridad al Decreto 2867 de 1966, por personas naturales o jurídicas residentes en Colombia, deberán venderse al Banco de la República a la tasa del mercado de capitales o invertirse en los bonos de que trata el artículo 251, dentro de los plazos que señale la Junta Monetaria, teniendo en cuenta, entre otras consideraciones, la naturaleza de las distintas clases de depósitos.

Salvo las excepciones que establezca la Junta Monetaria, también deberá venderse al Banco de la República o invertirse en los mencionados bonos las divisas que resulten de la venta o liquidación de acciones, bonos, participaciones en fondos de inversión, y en general de toda clase de valores denominados en moneda extranjera, y los provenientes de la enajenación de otros bienes muebles o inmuebles que tengan en el exterior los residentes en Colombia.

A fin de asegurar el cumplimiento de lo dispuesto en el inciso anterior, los bienes a que él se refiere, al igual que toda transferencia o enajenación de los mismos, deberán registrarse en la Oficina de Cambios cuando ello no se hubiere hecho en desarrollo del Decreto 2867 de 1966, dentro de los plazos y en la forma que dicha Oficina determine.

Artículo 32°. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, la Junta Monetaria podrá autorizar qué personas naturales o jurídicas, residentes en Colombia mantengan y utilicen depósitos u otros fondos en moneda extranjera, cuando ello fuere necesario para el normal desarrollo de determinadas actividades económicas, o cuando se tratare de personas que, residiendo transitoriamente en el país, deban hacer gastos en el exterior. Estos depósitos podrán mantenerse en establecimientos de crédito que operen en Colombia y estarán sujetos al encaje que determine la mencionada Junta.

Pero no sólo el gobierno enriquece a sus amigos personales y al gran capital sino que los protege de la competencia exterior para enriquecerlos aun más. Veamos cómo:

Artículo 70°. La importación de bienes incluidos en la lista de licencia previa requiere autorización de la Junta de Importaciones, la cual podrá aprobarla total o parcialmente, aplazarla o improbarla.

También el gobierno de Lleras Restrepo de manera abusiva decide sobre los préstamos que reciben los particulares. Lo vemos en el siguiente artículo:

Artículo 127°. Con el fin de asegurar que los préstamos externos a particulares se contraten en términos favorables y que su servicio se pueda hacer en forma oportuna, sin que él ocasione presiones inconvenientes sobre el mercado de cambio exterior, la Junta Monetaria reglamentará con carácter general los plazos, intereses y demás condiciones de tales préstamos.

La irracionalidad del decreto-ley 444 llega a cumbres insospechadas. Sólo la demencia explica que un grupo de burócratas le exijan garantías de éxito a un colombiano que inicia una empresa en el exterior. Así dice el artículo 147°:

Artículo 147°. El Departamento Administrativo de Planeación exigirá garantías suficientes que aseguren la efectividad de la inversión y la venta al Banco de la República de su rendimiento, a fin de evitar fugas de capitales o reexportaciones ilegales.

Podría seguir mostrando ejemplos sobre el carácter maligno del decreto 444. Creo que con lo que he señalado es suficiente par apoyar mis afirmaciones.

A Carlos Lleras Restrepo se le acusa de haberle robado las elecciones presidenciales de 1970 al ex general Gustavo Rojas Pinilla quien se enfrentó al candidato del Frente Nacional Misael Pastrana Borrero. Esta acusación fue negada por el mismo ex presidente. Pero muchos años después, su ex ministro de gobierno, Carlos Augusto Noriega aceptó y justificó aquella felonía a la democracia.

Aun hoy, después de tantos años, algunos periodistas prestigiosos y viejos amigos del ex presidentele rinden panegíricos recordatorios y carentes de análisis. Así publicó elperiódico EL TIEMPO el pasado 11 de abril de 2008 en su editorial Carlos Lleras, 100 años, [3], Con una desmesurada carga de cinismo el editorialista expresó:

“…Pero no fueron sus innumerables textos, discursos o decretos los que más se grabaron en la memoria colectiva del país, sino los gestos con los que ganó el respeto general, como el de la noche del 21 de abril de 1970, en la que “mandó a dormir a los colombianos”. En una aparición por televisión, mientras miraba su reloj de pulsera, notificó a la ciudadanía que debía recluirse en sus casas en el término de una hora, en acatamiento del toque de queda. Así puso fin a la agitación callejera que siguió a la jornada electoral de la antevíspera, en la que se enfrentaron los candidatos presidenciales Gustavo Rojas Pinilla y Misael Pastrana Borrero. Los seguidores de Rojas se habían lanzado a las calles para protestar contra lo que vieron como un fraude y la tensión había llegado a tal punto que, en opinión de muchos, ese día Lleras Restrepo salvó al país de otro 9 de abril”.

Categorías:Economía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: